Cómo ser más Proactivo en mi Trabajo

Proactivo en mi Trabajo

Cómo ser más Proactivo en mi Trabajo

Hay una razón por la cual ser proactivo está vinculado al éxito. Las personas que desempeñan un papel activo en el lugar de trabajo son las que inevitablemente se desempeñan mejor y son notadas por sus superiores.

Una mentalidad de hacerte cargo de tí mismo es empoderadora, porque te da una sensación de control sobre tu propio rol diario, lo que te permite equilibrar múltiples responsabilidades sin comprometer la calidad de tu trabajo.

Cómo Mejorar la Productividad en el Trabajo

Al aprender cómo abordar las tareas con mayor facilidad y habilidad, puedes ser más productivo, evitar dificultades y experimentar un crecimiento profesional más rápido.

Para aprender a ser más proactivo o productivo en tu día a día, sigue estos consejos útiles.

1. Organízate

La clave para ser proactivo es la organización, después de todo, no puedes tomar las riendas de tus responsabilidades si te enfrenta al caos. Sin embargo, esto va más allá de usar un planificador semanal y mantener tu escritorio libre de desorden.

Tendrás que aprender a priorizar las tareas si deseas cumplir con los plazos, lo que significa ser realista sobre cuánto tiempo necesitarás para ciertas tareas.

En lugar de simplemente marcar cuándo debes presentarte un informe o propuesta en tu calendario, ten en cuenta varios puntos importantes previos a la fecha límite para que puedas administrar tu tiempo de manera efectiva.

Considera escribir un recordatorio dos semanas, una semana y luego varios días antes de una fecha importante para que puedas estar al tanto de lo que debes hacer. Mantén un registro de cuánto tiempo lleva una tarea para saber cuánto tiempo delegar en una tarea similar en el futuro.

Esto te puede interesar: Cómo dejar de ser perfeccionista.

2. Piensa positivamente

La negatividad no te llevará a ninguna parte, y te impedirá alcanzar tu máximo potencial. En lugar de concentrarte en lo que no se hace, concéntrate en lo que lograste. Luego elabora una lista de objetivos para el día siguiente.

De esta manera, continuamente deja margen para mejorar sin sentirte abrumado por las demandas de tu trabajo.

Además, no recurras a la negatividad cuando algo sale mal. Siempre existe la oportunidad de aprender de tus errores, así que si surge un problema, tómate el tiempo para reflexionar sobre cómo podrías haber manejado la situación de manera diferente. Esto te permite evitar cometer el mismo error dos veces.

3. Participa activamente

Puede que no sea fácil hablar, pero involucrarte en la conversación es lo que separa a los líderes de los seguidores. Al comprometerte abiertamente con tus colegas y supervisores, puedes influir en el curso de acción y contribuir a la solución en lugar de simplemente reaccionar ante ella.

No hay duda de que has reconocido áreas de oportunidad en tu lugar de trabajo, y probablemente tengas ideas sobre cómo abordarlas. Comienza a registrar estas nociones a medida que se acerquen a tí, de modo que cuando surja la oportunidad en una reunión de la empresa o en el registro con tu gerente, estés preparado para proponer nuevas ideas.

PRESTA ATENCIÓN
¿Tienes una idea de Negocio pero no sabes como implementarla? No te preocupes, solo necesitas una guía que te enseñe paso a paso de la mano para que puedas ejecutar tu idea de forma efectiva. Te recomiendo veas la información a continuación. >> Click Aquí <<

Cómo Mejorar la Productividad en el Trabajo

4. Se un solucionador de problemas

No hay razón para esperar a que surjan problemas para resolverlos; en su lugar, usa técnicas de auto reflexión para evitar problemas potenciales por completo. Desarrolla un plan detallado para los proyectos con anticipación, incluida una lista de verificación de la información o los recursos que necesitarás para realizar cada tarea de manera eficiente.

Con el tiempo, podrás identificar pasos innecesarios o que pueden acortarse o consolidarse. Siempre ten un plan alternativo en caso de que surjan desafíos inesperados.

Al planificar con anticipación, estarás más preparado para los próximos desafíos. ¿Hay ciclos naturales en tu flujo de trabajo que parecen conducir a ciertos problemas? ¿Hay alguna manera de sortear un obstáculo priorizando una tarea particular de manera diferente?

Hacerte estas preguntas evitará que te sientas impotente cuando ocurra un desastre.

Mira esto: Cómo manejar una empresa familiar.

5. Toma medidas

No hace falta decir que la dilación no es una opción si estás trabajando para alcanzar tu máximo potencial.

No te atasques y te quedes atrapado en demasiados detalles. Es importante tomar medidas oportunas.

Esperar demasiado tiempo para resolver un problema o abordar un conflicto, o peor aún, no enfrentarlo por completo, a menudo significa quedarse atrás. En cambio, aprende a ser decisivo, incluso si no eres 100 % positivo si estás tomando la ruta correcta o incorrecta.

Si te equivocas, podrás ajustarte en consecuencia en el futuro, pero por ahora, aprende a confiar en tus instintos y en tus habilidades.

 

 

No olvides compartir!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Descarga tu Libro GRATIS

Crea tu Negocio Online en solo 24 Horas de Manera Fácil y Rápida

DESCARGA 2